•  Inicio  •  Suplemento Cultural

 

Asunción de antaño,en la paleta de Esperanza Gill

Ainstancia de parte, y no sin antes haber dejado escrúpulos bien justificados, asumo el placentero oficio de recorrer los ?cuadros de una exposición?, que me retrotraen a la Asunción de la infancia, llevado de la mano por el repertorio documental que en un lapso de varios años, y con amoroso empeño, fue elaborando Esperanza Gill, en un proceso siempre ascendente de crecimiento artístico y diáfana visión de los hitos más notorios de la ciudad, que en su desmemoria no desdibujó, sin embargo, los perfiles que destacan su abolengo de mojón incansable en los avatares de la epopeya hispana en América.

Discípula de Cira Moscarda, concurrió a exposiciones colectivas desde muy joven, compitiendo entre nombres ya consagrados por entonces con cuadros de indudable buena factura; pero habría de ser mucho después, acaso motivada por el mismo paciente escarceo de su padre, el numismático Gill Aguínaga, que Esperanza diera de lleno con el tema focal de su virtualidad plástica: la visión urbanística de la ciudad que le vio nacer y crecer, en su deseo siempre insatisfecho de registrar y recorrer, aunque sin apearse de su temperamento artístico; a punto de que ante la colección que ahora se exhibe en retrospectiva, uno no sabe si detenerse más en el sesgo documental de cada cuadro, o en sus sepias que casi insinúan en sus diversas gamas -evocando el encanto de aquellas postales que se nos han desvaído en los anaqueles-, y en donde el acierto estriba, a mi paracer, en un ponderado equilibrio entre la referencia local y el contrapunto gracioso de espacios y líneas que delimitan el contorno.

Mientras otros artistas plásticos han orientado en dicho campo su creatividad a destacar en nuestras casonas y aledaños, su dimensión meramente estética, trabajada en perspectivas de la nueva figuración, Esperanza Gill elabora sus temas a veces recomponiendo panoramas ya definitivamente destituidos, pero siempre acotados por rasgos y detalles precisos, fáciles de reconocer por el menos avisado espectador. Algunos tópicos parecen evocar ciertos murales señeros, que en tal sentido habían dejado Josefina Plá y Laterza Parodi, y en otros acaso prime todavía un verismo ingenuo con que la autora recompone imágenes ya para siempre confinadas al arcón de los recuerdos.

Ahora que la Municipalidad de Asunción, estimulada por el ilustrado celo de la historiadora Margarita Durán, viene colocando viñetas alusivas en sus rincones más dignos de mención, cabría incorporar otros murales enriquecidos por la visión de plásticos que, como Esperanza Gill, rescatan la identidad de una urbe al parecer más ganosa de despojarse de sus antiguallas, en un culto desordenado al desarrollo, al insinuarse en algunos contrapuntos que no sin cierta ironía registra Esperanza entre los nuevos edificios ?en torre? y los bajos de la Chacarita. Una colección, en fin, digna de ver y, por ella, de aprender a ver.

Esperanza Gill, en la Manzana de la Rivera

Mañana, a la hora 19.30, se inaugurará una exposición de pinturas de Esperanza Gill. Será en espacio Samudio de la Manzana de la Rivera, y estará abierta hasta el próximo día 30.
Esperanza Gill nació en Asunción y fue alumna del pintor español Francisco Torné Gavaldá, en los años 57, 58 y 60.
En 1962 comenzó a exponer de manera individual y colectiva.
Esperanza Gill, además de dedicarse a la pintura, es muralista, escultora, acuarelista y ceramista.
En 1982 obtuvo el Primer Premio de pintura otorgado por ?Amigos del Arte?, y en 1985 obtuvo una mención de honor.
Sus trabajos se encuentran en importantes colecciones privadas y museos; en el Palacio de Gobierno, en instituciones extranjeras y también en el Palacio Imperial del Japón.
La obra de Esperanza Gill se caracteriza por recoger imágenes de una Asunción que ya no existe, inspirada principalmente en un rico material fotográfico perteneciente a la colección privada de su padre.

Ramiro Domínguez

  ARRIBA
 
©2002-Reservados todos los derechos de Propiedad Intelectual.
Diario ABC Color y ABC Color Digital
Asunción - Paraguay